sábado, 11 de junio de 2011

LA VERSIÓN INSPIRADA



INTRODUCCIÓN

La Traducción de José Smith de la Biblia (TJS), también llamada la Versión Inspirada de la Biblia, fue una revisión de la Biblia efectuada por José Smith, hijo., el fundador de la Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días. José Smith consideraba que este trabajo era "parte de su llamamiento", como profeta. José Smith fue asesinado antes de que considerara, de manera alguna, completa esta revisión de las sagradas escrituras, aunque la mayor parte de su obra en ella se llevó a cabo alrededor de una década anterior. La obra es la versión de la Biblia del rey Santiago, con adiciones y revisiones significativas. Selecciones de la Traducción de José Smith se incluyen en las notas al pie de página y en el apéndice de la versión del Rey Santiago publicada por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Sin embargo, la Iglesia mormona sólo tiene oficialmente canonizado algunos extractos que aparecen en la Perla de Gran Precio.

La traducción tenía como propósito restaurar lo que José Smith describió como "muchos puntos importantes tocantes a la salvación de los hombres, [que] se habían quitado de la Biblia, o se habían perdido antes de su compilación." (Joseph Smith, Jr., Teachings of the Prophet Joseph Smith, 16 February 1832, pp. 10–11) Pero el trabajo no era una traducción literal de documentos antiguos, tal como el término traducción se usa comúnmente por los estudiosos. Tampoco fue un proceso automático e infalible en donde las palabras y frases “correctas simplemente se revelaran a Smith en su forma definitiva.

Al igual que con otras traducciones de José Smith, él informó que tuvo que "estudiarlo en [su] mente" (Doctrina y Convenios 9:8) como parte del proceso de revelación. (Flake, Kathleen. "Translating time: The nature and function of Joseph Smith's narrative canon." Journal of Religion 87, no. 4 (October 2007): 497-527.) A veces Smith podría volver a un pasaje de la escritura en un momento posterior para darle una "traducción más clara," (Doctrina y Convenios 128:18) debido a nuevos conocimientos o revelación respecto de un tema.

Philip Barlow señala que Smith hizo seis tipos básicos de cambios en la TJS: (Philip Barlow, Mormons and the Bible: The Place of the Latter-day Saints in American Religion. New York, NY: Oxford University Press, 1991.)

1) Extensas adiciones reveladas que tienen poco o ningún paralelo bíblico, como las visiones de Moisés y Enoc, y el pasaje sobre Melquisedec
2) Cambios de "sentido común" (por ejemplo, Génesis 6:6 "Y se arrepintió Jehová de haber hecho el hombre" es revisada y corregida en Moisés 8:25 para que diga: "Y le pesó a Noé, y se afligió su corazón de que el Señor hubiese formado al hombre sobre la tierra, y se apesadumbró su corazón". Dios, que es perfecto, no se arrepiente)
3) "Adiciones interpretativas", a menudo marcada por la frase "o en otras palabras," que Smith añadía a un pasaje que desea aclarar
4) "Armonización", en la que José Smith reconcilió ciertos pasajes que estaban en conflicto con otros.
5) Muchos cambios realizó José Smith que no son fáciles de clasificar, se puede observar con frecuencia que el significado de un texto dado se ha cambiado.
6) Mejoras gramaticales, aclaraciones técnicas, y modernización de términos.

La Traducción de José Smith fue un trabajo en progreso a lo largo de su ministerio. Algunas partes de la traducción (partes del Génesis y los cuatro Evangelios) se terminaron de principio a fin, incluyendo versos sin cambios de la Versión del Rey Santiago; algunas partes se revisaron más de una vez, y otras se revisaron un verso a la vez. Los manuscritos fueron escritos, re-escritos, y en algunos casos, se hicieron anotaciones adicionales en pedacitos de papel que se adherían al documento con la ayuda de alfileres o de alguna otra manera. Smith utilizó una Biblia que incluía los libros apócrifos, y marcó la Biblia conforme los versículos fueron examinados (los libros apócrifos no se tradujeron). Los Santos de los Últimos Días ven la traducción de Smith como la representación de una inspiración gradual y en desarrollo.

La mayor parte del trabajo de José Smith en la TJS se llevó a cabo entre junio 1830 y julio de 1833. En 1833, él sentía que estaba lo suficientemente completo y que los preparativos para su publicación podría comenzar, aunque la falta continua de tiempo y medios le impidió publicar la Versión Inspirada en su totalidad durante su vida. José continuó haciendo algunas revisiones y preparando el manuscrito para su impresión hasta que fue asesinado en 1844.

En cuanto a la integridad de la TJS tal como la tenemos, podemos decir que el manuscrito muestra que José Smith recorrió todo el camino a través de la Biblia desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Pero también muestra que él no hizo las correcciones necesarias en un solo esfuerzo. Esta situación hace que sea imposible dar una respuesta estadística a las preguntas acerca de qué porcentaje de la traducción se completó o cuánto no se completó. Lo que es evidente, sin embargo, es que cualquier parte de la traducción podría haber sido, más tarde, abordada nuevamente y mejorada por revelaciones o enmiendas adicionales (Robert J. Matthews, "A Plainer Translation": Joseph Smith's Translation of the Bible—A History and Commentary. Provo, UT: Brigham Young University Press, 1975, p. 215.).



PROPÓSITO DE ESTE BLOG:

El propósito de este blog es analizar la obra de José Smith conocida como la Versión Inspirada de la Biblia.


EXAMINANDO LAS REVISIONES Y LOS CAMBIOS HECHOS POR JOSÉ SMITH Y SUS IMPLICANCIAS:

PASAJE 1: ÉXODO 6:2-3









Habló todavía Dios á Moisés, y le dijo: Yo soy Jehová; Y aparecí á Abraham, á Isaac y á Jacob bajo el nombre de Dios Omnipotente, MAS EN MI NOMBRE JEHOVA NO ME DI A CONOCER A ELLOS.” (Éxodo 6:2-3)

Esta afirmación es bastante clara (el nombre "Jehová" no era conocido por los profetas antes de Moisés) y, sin embargo, no puede ser cierta.

¿Por qué?

Porque hay suficiente evidencia en la Biblia que prueba que el nombre "Jehová" si era conocido antes de la época de Moisés:

Por ejemplo, el nombre de la madre de Moisés “Jocabed” (números 26:59) contiene una abreviación del nombre Jehová. Etimológicamente hablando el nombre Jocabed es una castellanización del nombre hebreo YÔKHEVED que contiene las palabras “YÔ” (forma abreviada de YHWH), “es” y “gloria” pero que puede traducirse como: “Jehová es Glorioso”, “Jehová es su Gloria” o “Cuya Gloria es Jehová”. Por lo tanto, los abuelos de Moisés SÍ conocían el nombre Yhwh o Jehová.

Lo mismo ocurre con el nombre “José”, hijo de Jacob. Este nombre contiene, las palabras “YÔ” (“YHWH”) y “añade”, y significa literalmente “Jehová añade”:

y llamó su nombre José, diciendo: Añádame JEHOVÁ otro hijo” (Génesis 30:24).

Por lo tanto, Jacob, Raquel y sus hijos si conocían el nombre de Jehová. Además, en Génesis 4:26 se afirma que el nombre del Señor empezó a ser invocado en los días de Enos:

"Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de JEHOVÁ.” (Génesis 4:26)

Se ha tratado de resolver el problema diciendo que “conocer a Jehová” no significa saber su nombre sino el significado de éste. Este argumento, desde luego, es absolutamente insostenible. Si bien es cierto que para un judío de nuestros días resultaría difícil entender el hebreo arcaico del Antiguo Testamento, para cualquier hebreo de la época de Enos, Jacob o José no lo era, pues el nombre “YHWH” encierra su significado en si mismo. El nombre Jehová significa "El Que es" (El Que Existe por si Mismo).

Un ejemplo análogo de esto se encuentra en 1 Samuel 25:5. En este pasaje Abigail explica a David por que no debe escuchar a Nabal: “No haga caso ahora mi señor de ese hombre perverso, de Nabal; porque conforme a su nombre, así es. El se llama Nabal, y la insensatez está con él; mas yo tu sierva no vi a los jóvenes que tú enviaste” (1 Samuel 25:25). Abigail no dice "él se llama Nabal que traducido es insensato". Ella no dice eso porque no hay necesidad, pues este nombre hebreo (“Nabal”) tiene su significado a la vista. Es como si en España alguien se llamara “insensato”. En el Nuevo Testamento los nombres hebreos si deben ser traducidos puesto que los judíos de esa época ya no hablaban hebreo sino arameo. Precisamente por ello en el Nuevo Testamento se encuentran frases como esta: “Y llamarás su nombre Emmanuel, que traducido es: Dios con nosotros” (Mateo 1:23). Por consiguiente, el argumento de que los patriarcas si conocían el nombre pero no su significado carece de fundamento.

¿Cómo se puede explicar entonces la inconsistencia de Éxodo 6:2-3?

La revisión que hizo José Smith, de este pasaje, nos ayuda a comprender que fue lo que ocurrió:

"Y habló Dios a Moisés, y le dijo: Yo soy JEHOVÁ;
Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob.
YO SOY EL SEÑOR Dios omnipotente; El Señor Jehová.
¿Y NO LES ERA CONOCIDO MI NOMBRE?"
(Éxodo 6:2-3, TJS)

¿Qué es lo que sugiere esta corrección?

Esta corrección sugiere que, al no haber existido signos de puntuación en el hebreo antigüo, escribas de epocas muy posteriores alteraron la disposición original de las palabras convirtiendo en negación lo que originalmente había sido una pregunta retórica.


PASAJE 2: 1 TIMOTEO 3:15-16











El pasaje original, que fue revisado y corregido por José Smith, es el siguiente:

"para que si no voy pronto, sepas cómo debes comportarte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y apoyo de la verdad.
E indiscutiblemente, grande es el misterio de la divinidad:
Dios fue manifestado en la carne
,
justificado en el Espíritu,
visto por los ángeles,
predicado a los gentiles,
creído en el mundo
y recibido arriba en gloria
." (1 Timoteo 3:15-16)

Aunque, aparentemente, el pasaje original no parezca contener ningún error, sin embargo, para cualquier erudito de las escrituras, es claro que aquí hay una gran inconsistencia.
De acuerdo con lo que dice Pablo, en su carta a Timoteo, la columna y el apoyo de la verdad sería la "Iglesia".
Si este pasaje fuese totalmente correcto, quebraría la base misma de la doctrina cristiana. Pues, nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo:

"Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo." (1 Corintios 3:11)

La única versión que vierte el verso anterior, de una manera distinta, es la Peshita Araméa. Veamos este pasaje en la versión oficial, del Nuevo Testamento, de la Iglesia Ortodoxa Griega:

"para que, si yo demorase, que tú sepas cómo debes comportarte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente.
La columna y el fundamento de la verdad, y verdaderamente grande es este misterio de la divinidad, el cual fue manifestado en carne
, justificado en el Espíritu, visto por los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo y recibido arriba en gloria
." (1 Timoteo 3:15-16, Peshita Araméa)

Aquí ya no se dice que la Iglesia es el fundamento y la columna de la verdad. Además, aunque el resto del pasaje resulte algo ambigüo, se infiere que la columna y el fundamento de la verdad es Jesucristo, pues, es él quién "fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto por los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo y recibido arriba en gloria."

Ahora veamos cómo corrigió este pasaje el profeta José Smith:

"para que si no voy pronto, sepas cómo debes comportarte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente.
La columna y el apoyo de la verdad es (e indiscutiblemente grande es el misterio de la divinidad:) que Dios fue manifestado en la carne
, justificado en el Espíritu, visto por los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo y recibido arriba en gloria
." (1 Timoteo 3:15-16, TJS)


¿Qué sugiere la corrección hecha por José Smith?

Simple: La columna y la base de la verdad es Jesucristo.

Definitivamente el pasaje, en si mismo, resulta muy ambigüo. No es de sorprender que los traductores modernos, en su afan de armonizar este texto (1 Timoteo 3:15-16) con la doctrina que se enseña dentro de las escrituras, han optado por traduciones que logren este objetivo. Veamos como vierte la versión "Dios Habla Hoy" este mismo texto:

"para que, si me retraso, sepas cómo debe portarse uno en la familia de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, la cual sostiene y defiende la verdad. No hay duda de que la verdad revelada de nuestra religión es algo muy grande:
Cristo se manifestó en su condición de hombre,
triunfó en su condición de espíritu
y fue visto por los ángeles.
Fue anunciado a las naciones,
creído en el mundo
y recibido en la gloria
." (1 Timoteo 3:15-16)

Esta traducción, sin embargo, sacrifica la idea original del texto griego.

Sólo un profeta de Dios, investido con la divina autoridad de Dios, puede decir cómo era el texto originalmente. Eso es precisamente lo que hizo José Smith. Corrigió, por inspiración, este pasaje, aclarando, a la vez, el aspecto doctrinal del mismo.


PASAJE 3: AMOS 3:6











El tercer pasaje que examinaremos es Amos 3:6.

“¿Se tocará la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿Habrá algún mal en la ciudad que Jehová no haya HECHO?” (Amos 3:6)

La última parte de este pasaje sugiere que todos los males proceden de Jehová.

Esto no puede ser cierto, pues, los apóstoles enseñaron que Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie:

"Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios, porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie"

José Smith revisó este pasaje, y restauró su contenido original:

“¿Se tocará la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿Habrá algún mal en la ciudad que Jehová no haya CONOCIDO?” (Amos 3:6)

El Señor no puede ser burlado. No hay nada oculto que él no sepa:

"Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres" (Romanos: 1:18)


PASAJE 4: 2 CRÓNICAS 18:22










2 Crónicas 18:22 es el pasaje revisado por José Smith que examinaremos a continuación:

“Y ahora, he aquí, Jehová ha PUESTO espíritu de mentira en la boca de éstos tus profetas; pues Jehová ha hablado el mal contra ti” (2 Crónicas 18:22)

La corrección de José Smith establece que el Señor no pusó espíritu de mentira en la boca de estos falsos profetas, sino que, a Micaías, el verdadero profeta del Señor, se le había revelado que el espíritu, que acompañaba a los falsos profetas de Acab, era en realidad un espíritu de mentira:

“Y ahora, he aquí, Jehová ha HALLADO espíritu de mentira en la boca de éstos tus profetas; pues Jehová ha hablado el mal contra ti” (2 Crónicas 18:22, TJS)

El Señor no pone espiritu de mentira en la boca de los falsos profetas.


PASAJE 5: 1 SAMUEL 16:14-16, 23












La pregunta clave, que nos ayudará a examinar 1 Samuel 16:14-16, 23, es esta:

¿Quién enviaba los espíritus malos, que atormentaban a ciertas personas, a lo largo de la historia bíblica?

Recordemos; Saúl, los endemoniados de la época de Jesús, María Magdalena (Marcos 16:9)

Es indudable que los espíritus impuros, que atormentaban a las personas que acabamos de mencionar, no provenían del Señor.

Sin embargo en 1 Samuel 16:14-16, 23 dice que el espíritu malo, que atormentaba a Saúl, era de parte de Jehová:

"...el espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová.
Y los criados de Saúl le dijeron: He aquí ahora, un espíritu malo de parte de Dios te atormenta.
Diga, pues, nuestro señor a tus siervos que están delante de ti que busquen a alguno que sepa tocar el arpa, para que cuando esté sobre ti el espíritu malo de parte de Dios, él toque con su mano, y tengas alivio...
Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y se sentía mejor, y el espíritu malo se apartaba de él
." (1 Samuel 16:14-16, 23)

El profeta José Smith corrigió este pasaje y restauró aquellas partes que habían sido quitadas del mismo, y que habían alterado su significado original.

La corrección del profeta muestra enfáticamente, que los espíritus malos no proceden del Señor:

"...el espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo que no era de parte de Jehová.
Y los criados de Saúl le dijeron: He aquí ahora, un espíritu malo que no es de parte de Dios te atormenta.
Diga, pues, nuestro señor a tus siervos que están delante de ti que busquen a alguno que sepa tocar el arpa, para que cuando esté sobre ti el espíritu malo que no es de parte de Dios, él toque con su mano, y tengas alivio...
Y cuando el espíritu malo que no era de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y se sentía mejor, y el espíritu malo se apartaba de él
." (1 Samuel 16:14-16, 23)


PASAJE 6: 1 SAMUEL 28:11-15















El relato del encuentro de Saúl, con la adivina de Endor, siempre ha sucitado grandes debates entre los eruditos de las escrituras. La mayoría de estos estudiosos concuerda en que no pudo haber sido el espíritu de Samuel, quien (gracias a la intermediación de la adivina) se le presentó a Saúl.

Sin embargo, las afirmaciones contenidas en el relato, constituyen una verdadera piedra de tropiezo para quienes aseguran que los mediums, o nigromantes, no pueden comunicarse con los espíritus de aquellos que han muerto.

Frases como:

"Y viendo la mujer a Samuel, clamó en alta voz"

"Y Samuel dijo a Saúl: ¿Por qué me has inquietado haciéndome venir?"

son tan extremadamente claras, que hace muy difícil interpretar este pasaje de otra manera que no implique que el espíritu del mismísimo Samuel (acudiendo al llamado de un medium) había regresado, de entre los muertos, para comunicarse con Saúl.

La versión inspirada permite conocer el origen de los cambios que sufrió este pasaje. Además nos permite comprender, por lo menos en parte, la naturaleza del espiritismo y de la nigromancia de los días de Saúl.

Comenzaremos analizando la pregunta que hace la adivina a Saúl:

"La mujer entonces dijo: ¿A quién te haré venir? Y él respondió: Hazme venir a Samuel." (1 Samuel 28:11)

La corrección, hecha por José Smith, de este versículo dice:

"La mujer entonces dijo: ¿Las palabras de quién traeré ante tí? Y él respondió: Trae ante mí las palabras de Samuel." (1 Samuel 28:11, TJS)

Aunque para muchos resulta difícil comprender las implicaciones de este cambio, sin embargo, para aquellos que tienen conocimiento de temas relacionados con el espiritismo, es evidente que este cambio sólo pudo haber provenido de una fuente de gran conocimiento.

Nos gustaría que observe esta fotografía, y que lea el texto escrito en la hoja de papel:












La fotografía pertenece a una escena del film "Harry Potter y la Cámara de los Secretos". El mensaje en inglés dice: "Hola Harry Potter, mi nombre es Tom Riddle".

Esta escena está basada en una práctica espiritista muy antigüa: La comunicación con los espíritus a través de la escritura.

El principio es el mismo que usó la adivina de Endor. La nigromante vio, mentalmente, las palabras que le mostraba un espíritu malo. Luego, la mujer comunicaba el mensaje, de manera oral, a Saúl.

La respuesta de Saúl (Trae ante mí las palabras de Samuel) indican que Saúl entendía la manera de proceder de los mediums de su época.

¿Por qué Saúl acudió a una adivina?

El comportamiento de Saúl era influenciado, de cuando en cuando, por un espíritu malo que no era de parte del Señor. La evidencia hallada en las escrituras indica que esta influencia aumentaba considerablemente cuando Saúl se enojaba o cuando desarrollaba cuadros de ansiedad graves. Veamos ejemplos de esto último en la versión inspirada de la Biblia:

"Y cantaban las mujeres que danzaban, y decían:
Saúl hirió a sus miles,
Y David a sus diez miles.
Y se enojó Saúl en gran manera, y le desagradó este dicho, y dijo: A David dieron diez miles, y a mí miles; no le falta más que el reino.
Y desde aquel día Saúl no miró con buenos ojos a David.
Aconteció al otro día, que un espíritu malo, que no era de parte de Dios, tomó a Saúl, y él desvariaba en medio de la casa. David tocaba con su mano como los otros días; y tenía Saúl la lanza en la mano.
Y arrojó Saúl la lanza, diciendo: Enclavaré a David a la pared. Pero David lo evadió dos veces
." (1 Samuel 18:7-11)

"Y el espíritu malo, que no era de parte de Jehová, vino sobre Saúl; y estando sentado en su casa tenía una lanza a mano, mientras David estaba tocando.
Y Saúl procuró enclavar a David con la lanza a la pared, pero él se apartó de delante de Saúl, el cual hirió con la lanza en la pared; y David huyó, y escapó aquella noche
." (1 Samuel 19:9-10)

Es evidente que la extrema preocupación de Saúl, por el resultado de la guerra, hizo que el espíritu malo (que, por cierto, no era de parte de Jehová) influenciara en él y decidiera acudir a la adivina. Las mismas palabras de Saúl evidencian un cuadro de ansiedad y angustia muy grave:

"Y Saúl respondió: Estoy muy angustiado, pues los filisteos pelean contra mí, y Dios se ha apartado de mí, y no me responde más, ni por medio de profetas ni por sueños; por esto te he llamado, para que me declares lo que tengo que hacer." (1 Samuel 28:15)

Ante el requerimiento de Saúl la adivina exclama: "¿Por qué me has engañado? Pues tú eres Saúl". Esto quiere decir que el espíritu málo le había comunicado a la adivina que su cliente era, en realidad, el rey Saúl.

Hasta este momento la adivina mantiene su personalidad, es decir, el espíritu malo de adivinación no ha entrado en ella. Esto es claro, pues, Saúl se sigue dirigiendo a la adivina y no a Samuel: "No temas ¿Qué has visto?".

¿En que momento el espíritu malo entra en la mujer?

En el momento en que formula la pregunta: "¿Por qué me has inquietado haciendome venir?".

El rey Saúl no vió a nadie más que a la adivina y a los miembros de su guardia personal, que estaban con él en la habitación en donde se produjo la sesión espiritista.

Saúl recibió el mensaje a través de la medium. Al principio de modo indirecto, pues, la adivina le comunicaba "las palabras de Samuél". Luego, el espiritu malo entró en la medium y habló directamente con Saúl, imitando la voz ("las palabras") de Samuel.


Los documentos relacionados con la brujería en la Europa occidental, durante la edad media, establecen claramente que en la adivinación y el espiritismo actúan espíritus malos. Veamos lo que nos dice en este respecto la antropóloga Margaret Murray:

El problema de los espíritus familiares ha desconcertado siempre al estudioso de los procesos de brujas... pero cuando se examinan con cuidado los relatos, los detalles circunstanciales demuestran que aquí, como en tantos otros puntos,las declaraciones del acusado están apoyadas en una base fáctica. Con frecuencia se comprenden mal estas declaraciones y, por lo tanto, los archiveros -y los comentaristas modernos- las interpretan mal, pero si se comparan los detalles se consigue un volumen de información considerable. Puede dividirse a los familiares en dos clases: 1) los que eran augures; 2) los que obedecían las órdenes de las brujas. El familiar augur.

La esencia de este familiar es que no pertenecía a la bruja, sino que se trataba de un animal que aparecía accidentalmente después de la realización de ciertas ceremonias mágicas. Cuando describe el contrato, Forbes aclara este punto: "El Diablo por su parte pacta con estos prosélitos la forma en la cual va a aparecérseles y los servicios que pueden esperar de él a partir de la ejecución de ciertos encantamientos o ritos ceremoniales. Tomando como base esta declaración y los hechos revelados en los procesos, parecería que el Diablo señalaba a la bruja alguna clase de animal por medio del cual adivinaría, y que por lo tanto lo representaba en ese momento, ya que él pretendía -como Dios- tener el poder de conocer y revelar el futuro. Esta explicación da cuenta del hecho de que las brujas hablaban siempre de esos animales como si fueran el Diablo

En 1566, John Walsh de Netherberry, en Dorset, quien "sabía cuándo un hombre esta embrujado, juró que su familiar se le aparecía a veces con colorido gris oscuro; ora como un perro salvaje, ora como un hombre". En 1590, Agnes Sampson, la "comadrona" de Keith, era "convicta y confesa de que el Diablo se le apareció en figura de perro a quien ella dirigía preguntas sobre el arte de curar. Que cuando fue enviada a curar a la anciana Lady Edmestoune, que yacía enferma, antes de partir la dicha Agnes le dijo a la dama que ella le diría esa noche si sanaría o no. Y le pidió que estuviera en el jardín después de la comida, entre las cinco y las seis de la tarde. Pasó al jardín, para adivinar por medio de su augur, y se dirigió al Diablo, llamándolo "Elva", y diciéndole que viniera y le hablara, y vino con la apariencia de un perro y se le acerco tanto que la asustó y lo conminó "por la ley según la cual vivía'' a no acercarse mas, sino a contestarle. Y le preguntó si la dama viviría o no. Él dijo: "Sus días han terminado", y luego preguntó:"¿Había dicho la dama donde estaría?» Ella contestó que "la dama había dicho que estarían allí". A lo que él contesto: "Todas están en peligro y a todas las tendré''. «No será así», dijo ella, y se separaron. Entre este momento y el posterior a la cena, estuvieron en salud. Cuando las damas llegaron, el perro salió de la pared y se les apareció, asustándolas a todas...". (Capítulo VIII, "The Witch-Cult in Western Europe", escrito por la antropóloga Margaret Murray)


PASAJE 7: JUAN 2:4




Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús.
Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos.
Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.
Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.
Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere
.” (Juan 2:1-5, Santa Bíblia)

El pasaje de Juan 2:4 ha sido interpretado en muchas maneras por los distintos traductores y por los distintos escritores de temas bíblicos.

Aquí el término "mujer" no está en tela de juicio.

No era rudo o inapropiado, en el primer siglo, que un hombre se dirigiera a una dama, diciendo, “mujer" (gunai). Esta era una manera muy respetuosa y afectuosa de dirigirse a una mujer, y que no expresaba la idea de censura.

Jesús usó esta palabra cuando halagó la gran fe de la mujer sirofenicia (Mateo 15:28), cuando se dirigió afectuosamente a María Magdalena después de Su resurrección (Juan 20:15), y cuando habló a Su madre desconsolada desde la cruz (Juan 19:26).

Pablo usó esta misma palabra cuando se dirigió a las mujeres cristianas (1 Corintios 7:16).

Como Adam Clarke anotó: “[...]ciertamente esta palabra no indica falta de respeto, sino sumisión, afabilidad, ternura y preocupación, y en este sentido la usan los mejores escritores griegos” (1996).

El problema con este versículo ciertamente no es el uso, por parte de Jesús, de la palabra "mujer".

El problema en este pasaje es la respuesta completa de Jesús, ante la simple sugerencia de su madre: “no tienen vino”.

“¿QUÉ TIENES CONMIGO, mujer?”.

Responder a la petición de nuestra madre, o a la de cualquier dama, en cualquier época, tanto en la cultura judía como en la occidental, diciendole: “¿Qué tienes conmigo, mujer?”, es descortés y ofensivo.

Aunque muchos comentaristas coinciden en señalar que es muy dificil encontrar alguna justificación a las palabras de Jesús en Juan 2:4, son muy pocos los que se percatan de que, si este pasaje fuese correcto, Jesús habría usado, con su madre, las mismas palabras que los demonios usaron cuando se encontraron con él:
Y clamaron diciendo:

"¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios ? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?" (Mateo 8:29)

"y gritando a gran voz, dijo: ¿Qué tengo yo que ver contigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te imploro por Dios que no me atormentes." (Marcos 5:7, Biblia de las Américas, Lockman)

La traducción de José Smith sugiere que alguien alteró el pasaje de Juan 2:4. La alteración que sufrió el pasaje, como producto de este cambio, destruyó por completo la idea original.

Veamos como José Smith restauró el contenido original de este pasaje:

Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús.
Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos.
Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.
Jesús le dijo: Mujer ¿qué quieres que yo haga por ti? Yo lo haré; pues aún no ha llegado mi hora.
Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere
.” (Juan 2:1-5, Traducción de José smith)


PASAJE 8: SALMOS 24:7-10:



El pasaje, tal como se encuentra en la Santa Biblia, dice lo siguiente:


"24:7 Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria. 24:8 ¿Quién es este Rey de gloria? Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla. 24:9 Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria. 24:10 ¿Quién es este Rey de gloria? Jehová de los ejércitos, El es el Rey de la gloria. Selah" (Salmos 24:7-10).


Es claro que aquí hay algo que no está bien construido: ¡¿ALZAD, OH PUERTAS, VUESTRAS CABEZAS?!

La revisión de este pasaje, hecha por José Smith, no sólo restaura las palabras y frases originales, sino también la doctrina que se enseñaba en este salmo cuando salió de la pluma de su escritor original: "LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO":

"7 Alzad vuestras cabezas, oh vosotras, generaciones de Jacob, y alzaos vosotras; y Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla, que es el Rey de gloria, os establecerá para siempre. 8 Y él removerá los cielos, y descenderá para redimir a su pueblo; para haceros un nombre sempiterno; para estableceros sobre su roca sempiterna. 9 Alzad vuestras cabezas, oh vosotras, generaciones de Jacob; alzad vuestras cabezas, vosotras, generaciones sempiternas, y Jehová de los ejércitos, el Rey de reyes, 10 sí, el Rey de gloria vendrá a vosotros, y redimirá a los de su pueblo y los establecerá en rectitud. Selah.(Salmos 24:7-10)"



PASAJE 8: ÉXODO 7:3



En la traducción de José Smith se establece claramente que no fue Jehová el que endureció el corazón de Faraón, sino que Faraón endureció su propio corazón. El profeta José Smith corrigió cada indicación de que Jehová había endurecido el corazón de Faraón, porque en cada caso, Faraón había endurecido su propio corazón (véase la Traducción de José Smith de Éxodo 7:3; 9:12; 10:1, 20, 27; 11:10).

Una de las doctrinas apostatas de todas las épocas, que Satanás desea interiorizar en las mentes de los hombres, es que tanto el bien como el mal proceden de una misma fuente; Dios.

Esto se puede ver, por ejemplo, en las creencias de los brujos de la edad media, quienes consideraban que tanto el bien como el mal procedían de un mismo ser divino. Esta creencia es la base de lo que se conoce como magia blanca y magia negra; un brujo puede tanto curar como envenenar.

La Biblia, en su estado original, no apoyaba esta doctrina.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar